Recomendaciones Para Evitar La Depresión, Ansiedad o Estrés

Salud en red No hay comentarios

Que es la depresión o el ataque de ansiedad

depresionLa Depresión, Ansiedad o Estrés, son síndrome general de adaptación, también es llamada el mal oscuro de nuestro siglo, aunque ya en la antigüedad se hablaba de la melancolía, término todavía utilizado hoy en día. La depresión puede ser causada por factores bilógicos, del medio ambiente o por ambos. Muchas condiciones depresivas se atribuyen a la tensión del ambiente, como por ejemplo sufrir una desilusión seria, pasar por una crisis económica, residir en un sitio donde no desea  estar, sentirse mal en un trabajo que no le gusta, sufrir la pérdida de un ser querido. Un tipo muy común es la depresión postparto, causado por el embarazo.

La  depresión en su forma más benigna, es posible que no sea reconocida por los familiares más cercanos y amigos, puesto que algunos de los síntomas se pueden confundir con los de otras enfermedades. Por ejemplo: no puedo dormir, no tengo hambre y no tengo ganas, puede ser tomados como males pasajeros.

Síntomas del la depresión o la ansiedad

Entre los síntomas más definidos están:

  • El sentimiento de tristeza
  • Pérdida de apetito ( o el comer en exceso)
  • Sueño intranquilo, insomnio repentino
  • Desinterés en actividades que antes causaban placer
  • Falta de concentración en las cosas de todos los días
  • Crisis de llanto
  • Sentimientos de culpa y en el peor de los casos, pensamientos suicidas.

Superar la depresión

Que es el estrés

Que es el ataque de ansiedad

Como salir de una depresión o un ataque de ansiedad

ataque-ansiedad

A continuación se nombran unas recomendaciones, para evitar la depresión:

  1. Ser positivos: Si tenemos conciencia de nuestro estado de ánimo, tratemos de ayudarnos a nosotros mismo y no rechacemos a los demás viéndolos  como seres entremetidos en nuestra vida; pensemos que lo que quieren es ayudarnos a salir del estado depresivo en que nos encontramos; pero si persistimos en ello, no dudemos en consultar con el médico antes de que la situación se vuelva crítica. La decisión de ayudarse a sí mismo es la clave para sentirse mejor.
  1. Hacer algo constructivo: La depresión se nutre de la inercia y la acción es su enemigo natural. Cuanto menos se haga, menos se deseará hacer. La acción a menudo debe preceder a la motivación, lo cual significa que no hay que esperar a tener ganas de empezar a actuar, pues mientras la persona está deprimida, quizás nunca se decida a ello. Hay que procurarse una distracción: salir a dar un paseo, visitar a los amigos, leer un buen libro, ver una película agradable, buscar a alguien con quién conversar, hacer algún trabajo manual, distraerse con un hobby etc.
  1. Ayudar a alguien: Realiza trabajos voluntarios, ayuda a la parroquia entre otras. El aislarse del trato con  la gente, es una causa importante de la depresión el contacto humano se convierte en medicina curativa. Y , por supuesto, contar con la ayuda de Dios.
  1. Ser optimista: Olvidarse lo más rápidamente posible de cualquier idea negativa, pues mientras más tiempo pasa, más crecerán en la mente dándole forma de nuevas acusaciones y recriminaciones  Hay que mirar el lado  agradable de las cosas. Sonreír, dejar  ya de suspirar y de quejarse.
  1. Ejercicios con regularidad: Realizar actividades como caminar rápidamente, correr, nadar, montar en bicicleta, jugar tenis, vigorizan y mejoran la situación de bienestar. Por otra parte, en la medida en que nos ayuden a relajarnos, estas actividades pueden disminuir la tensión y la angustia inherentes a la depresión. La tensión mental se refleja en los músculos, provocando con frecuencia dolores que a veces achacamos a otras causas. Estos sencillos ejercicios ayudarán a relajarse:

Consejos para mejorar los síntomas de la depresión

  • El auto masaje; se juntan las manos y las colocas detrás del cuello, se empieza frotándose firmemente desde bien abajo, hacia arriba y sin separar las puntas de los dedos.
  • Debe amasarse bien toda la base del cuello con las yemas de los dedos. Después se unen las manos, presionando con la base de estás a cada lado del cuello. Se presiona y se suelta, según se muevan las manos, hacia arriba o hacia abajo.
  • Los brazos bien estirados hacia arriba, para relajar tensiones. Se agarran las manos en la nuca y se unen los codos frente al mentón y se bajan. Se mantiene la tensión. Se afloja las manos.
  • Se enlazan las manos en la nuca y se presiona suavemente dándole,
  • hacia adelante con ambas manos, para sentir los músculos del cuello apretados. Se afloja y se repite el procedimiento en varias ocasiones.

Salud en red